APA San Antonio de Padua

... nunca dejamos de aprender

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Noticias Deporte Deportividad y juego limpio

Deportividad y juego limpio

Imprimir
Indice del artículo
Deportividad y juego limpio
Código del jugador y del espectador
Todas las páginas

Es fundamentalmente el respeto a las reglas del juego. Pero también incluye conceptos tan nobles como amistad, respeto al adversario y espíritu deportivo.. Deportividad es, además de un comportamiento, un modo de pensar y una actitud favorable a la lucha contra la trampa y el engaño. La deportividad es una concepción del deporte que trasciende del puro cumplimiento de las reglas deportivas para situarse en un entorno de respeto, caballerosidad y consideración del adversario, superando posiciones ordenancistas a favor de una serie de comportamientos que tengan el sello propio de quienes aceptan el compromiso de ser deportivos.

La deportividad es ante todo un principio positivo. La sociedad se enriquece con la práctica deportiva y con lo que la misma supone de fomento de los valores de la personalidad más elevados a la vez que con el intercambio personal y social que el mismo supone. El deporte ayuda a conocer mejor, a expresarse y a desarrollarse en un entorno social en el que se valore la salud y el bienestar. La responsabilidad en el cumplimiento de estos preceptos afecta a las administraciones deportivas por su especial significación pública, los reponsables del deporte a nivel gubernamental, autonómico y municipal, son los primeros que vienen obligados a dar ejemplo de deportividad, midiendo al máximo la repercusión de sus actuaciones y declaraciones públicas y velando por el interés general en sus actos de trascendencia deportivos.


Especialmente, deben velar por la conexión entre deporte, educación y cultura y por la forma de adaptar esta a las condiciones esenciales de la práctica deportiva, a las organizaciones  vinculadas  con el deporte, las federaciones deportivas, clubes, y asociaciones deben asumir su responsabilidad para que su gestión, se ajuste a los criterios de deportividad, de respeto a las normas y reglas deportivas,  procurando que su actuación pública haga gala de esos valores.

Deben fomentarla los deportistas, padres, educadores, técnicos, árbitros, directivos,  y, finalmente, los dirigentes deportivos  y los deportistas de la alta comepetición, que por su especial protagonismo público y por el eco de sus actuaciones deben acreditar un comportamiento ejemplar que sirva de modelo a todos los demás, en especial a los niños y adolescentes, reprobar las actitudes favorables a la violencia, adoptar personalmente una actitud contraria a la deslealtad de terceros e imponer las sanciones adecuadas a aquellos comportamientos que acrediten insolidaridad o adulteración de una competición.

Los deportistas, técnicos y dirigentes deportivos deben respetar las decisiones de los jueces deportivos, aceptando sus resoluciones; deben acreditar que la deportividad y el respeto a las normas del juego están por encima de sus intereses y que tanto en la victoria como en la derrota, tanto en el éxito como en la decepción, su comportamiento público se ajusta a los principios de respeto al adversario, y de expresión de legítimo orgullo sin menoscabo del rival.



Última actualización el Miércoles, 16 de Marzo de 2011 12:44  

SAM_1884.jpg