APA San Antonio de Padua

... nunca dejamos de aprender

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Home Boletín APA y Cultura Tiempo libre Beneficios educativos del turismo rural

Beneficios educativos del turismo rural

Imprimir

Muchas familias se plantean el turismo rural como una excelente forma de pasar unos días juntos. Los beneficios que tiene este tipo de viajes para los niños son muy amplios, dándoles incentivos que normalmente no se conseguirían en otras actividades que realizásemos con ellos.

En las ciudades cada vez se ha perdido más la costumbre de jugar al aire libre, siendo sustituida por videojuegos y televisión en la mayoría de casos. Estas actividades en el campo tan recomendadas para los menores se basan en los principios mismos de la infancia, donde nuestros hijos se desarrollan de forma favorable cara al futuro.

Llevarles a realizar deporte les permitirá mejorar su forma de relacionarse con otros niños. Desde campamentos a granjas escuela muchos padres llevan a sus hijos a pasar unas pequeñas vacaciones, estando en un ambiente idóneo para entablar amistad con otros chicos de su edad. Si preferimos llevarles con nosotros de turismo rural podremos encontrar actividades específicas para ellos, con monitores que les amenizarán la estancia.

Por otra parte no debemos menospreciar el beneficio del puro ejercicio físico que realizarán. El entorno de la ciudad suele estar viciado, con cada vez menos espacios para practicar deportes en compañía de otros chicos. Salir de su ambiente no solo supone una grata novedad para nuestro hijo, permitirá que se divierta igual que en casa pero con un ambiente mucho más adecuado, disfrutando de la naturaleza.

Todo ello hace que os recomendemos si tenéis hijos planear el turismo rural como primera opción. Como adultos disfrutaremos con nuestros hijos en actividades compartidas. Un paseo de senderismo a través de una ruta homologada no muy larga nos dará tiempo con nuestra familia, compartiendo curiosidades y preguntas que nos hagan mientras descubren un entorno completamente único para ellos.

Y, como último beneficio, habitualmente nos realizarán buenas ofertas al ir acompañados de niños (en algunos sitios no pagan) así que no tenemos excusa para no permitirnos unas vacaciones en familia.

Por ejemplo, sin pasan por Vizcaya, hago una recomendación para todas las edades: vayan al Bosque de Oma, donde encontrarán un paraje de extrema belleza, lleno de árboles pintados por el artista Agustín Ibarrola. Si deciden ir al Pirineo catalán, existen numerosas casas rurales en toda la zona de Girona y Lleida. Paisajes naturales, vistas increíbles de cielos estrellados, ausencia total de ruidos y contaminación… Si yo me tuviera que decantar por unas vacaciones ahora mismo, lo tendría clarísimo. Y es que no sólo se disfruta y se descansa, sino que también se aprende.

Toda la costa de Vizcaya, Cantabria y Asturias merece una especial atención. Además, la cercanía de parajes tan impresionantes como los Picos de Europa, en el caso de Cantabria, hace que podamos combinar playa y turismo rural sin muchos problemas de desplazamiento. En segundo lugar, el turismo rural ofrece una gran variedad de actividades que se pueden hacer con niños y de las que estoy seguro que los más jóvenes de la casa se enamorarán. ¿A quién no le gusta hacer una gymkhana? Pues bien, ésta es una de las actividades que se pueden realizar mientras se practica turismo rural. Y es que la gymkhana puede estar pensada de tal manera que los niños conozcan, por ejemplo, los tipos de árboles que existen en una determinada zona. Sin duda, las vacaciones también son buen momento para aprender.

Fuente: eliceo.com - blog.rurales10.com

 

IMG_0086.jpg